Peste negra o peste bubónica: ¿Son lo mismo?

Foto: Cortesía

Cultura

La peste es causada por la Yersinia pestis, una bacteria zoonótica que suele encontrarse en pequeños mamíferos y en las pulgas que los parasitan.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud  (OMS), hay dos formas clínicas principales de peste: bubónica, popularmente conocida como peste negra, y neumónica.

Peste burbónica

La peste bubónica, provocada por la picadura de pulgas infectadas, es la forma más frecuente.

El bacilo de la peste, Y. pestis, entra en el organismo por la picadura y se desplaza por el sistema linfático hasta el ganglio linfático más cercano, donde se multiplica. El ganglio linfático inflamado, tenso y doloroso se denomina “bubón”, de ahí su nombre.

Cabe mencionar que el nombre de peste negra se le dio, porque uno de sus síntomas es el ennegrecimiento de la piel.

En las fases avanzadas de la enfermedad, los ganglios linfáticos inflamados pueden convertirse en llagas abiertas supurantes.

La peste bubónica raramente se transmite entre personas. Sin embargo, puede evolucionar y diseminarse a los pulmones, causando una forma más grave de la enfermedad denominada peste neumónica.

Peste neumónica

La peste neumónica o pulmonar es la forma más virulenta. El periodo de incubación puede ser de tan solo 24 horas.

Cualquier persona con peste neumónica puede transmitir la enfermedad a otras personas a través de gotículas respiratorias.

En ausencia de un diagnóstico y un tratamiento precoces, esta forma es mortal. Sin embargo, las tasas de curación son altas si la enfermedad se detecta y se trata a tiempo (dentro de las 24 horas posteriores a la aparición de los síntomas).

¿Cómo se contamina un humano de peste?

El ser humano puede contaminarse por:

la picadura de pulgas infectadas;contacto directo con líquidos corporales infectados o materiales contaminados;la inhalación de gotículas respiratorias o pequeñas partículas de pacientes con peste neumónica.Diagnóstico

La confirmación de la peste requiere pruebas de laboratorio. La mejor forma de confirmar que un paciente tiene peste es identificar Y. pestis en muestras de pus de un bubón, de sangre o de esputo.

Hay diferentes técnicas para detectar un antígeno específico de Y. pestis. Una de ellas consiste en una prueba rápida con tiras reactivas que ha sido validada y que hoy en día se utiliza mucho en África y Sudamérica, con el respaldo de la OMS.

Tratamiento

Los antibióticos y el tratamiento de apoyo son eficaces si la peste se diagnostica a tiempo. Si no se trata, la peste neumónica puede ser mortal a las 18 a 24 horas del inicio de la enfermedad, pero los antibióticos utilizados habitualmente contra las enterobacterias (bacilos Gram-negativos) pueden curarla si se administran con prontitud.

 

Temas relacionados: