Nobel de Medicina 2020, para los 3 científicos que descubrieron la hepatitis C

Foto: Cortesía

Cultura

LA MAÑANA DEL 5 DE OCTUBRE, LA ASAMBLEA NOBEL DEL INSTITUTO KAROLINSKA DE SUECIA OTORGÓ EL PREMIO NOBEL DE MEDICINA 2020 A LOS CIENTÍFICOS HARVEY J. ALTER, MICHAEL HOUGHTON Y CHARLES M. RICE, POR EL DESCUBRIMIENTO DEL VIRUS DE LA HEPATITIS C.

El organismo encargado de elegir a los ganadores en el área de la medicina, explicó que los estadounidenses Alter y Rice y el británico Houghton, son “tres científicos que han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis C de transmisión sanguínea, un importante problema de salud mundial que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo”.

¿CÓMO SE IDENTIFICÓ LA HEPATITIS C?

En la década de los 60, los doctores de todo el mundo conocían el virus de la hepatitis A, transmitido principalmente por una persona infectada, alimentos o bebidas contaminadas. 

En 1965, el médico estadounidense Baruch Blumberg se percató de que existía otro tipo de virus de hepatitis que se transmitía con las transfusiones de sangre. El hallazgo permitió crear pruebas antes de cada transfusión y una vacuna efectiva.

Sin embargo, inmediatamente después de conocer la hepatitis B, Harvey J. Alter descubrió que a pesar de las pruebas constantes de hepatitis A y B, en algunos casos los pacientes presentaban inflamación del hígado después de una transfusión.

Fue entonces cuando comenzó a estudiar a fondo la causa de este problema y tras descubrir que la enfermedad pertenecía a una clase de virus, el patógeno comenzó a llamarse como “hepatitis no A y no B”.

La secuencia genética del virus de la hepatitis C fue descubierta en 1989 por Michael Houghton a partir de una “colección de fragmentos de ADN hallados en la sangre de un chimpancé infectado”. Finalmente, fue Charles M. Rice (el tercer galardonado) quien demostró científicamente que el nuevo virus podía causar hepatitis.

A diferencia de la hepatitis A y B, aún no existe una vacuna efectiva contra la hepatitis C, debido a su alta mutabilidad. No obstante, “su descubrimiento también permitió el rápido desarrollo de medicamentos antivirales dirigidos contra este virus”.

“POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, LA ENFERMEDAD AHORA SE PUEDE CURAR, LO QUE AUMENTA LAS ESPERANZAS DE ERRADICAR EL VIRUS DE LA HEPATITIS C DE LA POBLACIÓN MUNDIAL”.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año 185 millones de personas en todo el mundo contraen hepatitis C, de las cuales aproximadamente 350 mil mueren anualmente. El siguiente reto para la salud global es reducir la tasa de contagios y garantizar la distribución de los antirretrovirales para combatir al virus alrededor del mundo.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: