23
Vie, Abr

NASA nombra a una montaña de Marte en honor al científico mexicano Rafael Navarro

Por: Cortesía

Cultura

Una colina de 120 metros de altura en Marte fue nombrada en honor al astrobiólogo mexicano Rafael Navarro, tras su fallecimiento por COVID-19.

Rafael Navarro-González dedicó su trayectoria profesional y académica a estudiar las condiciones necesarias para la formación de vida más allá de la Tierra. Se formó en México como astrofísico, biólogo y químico. Durante su arduo trabajo de investigación, estableció el  Laboratorio de Química de Plasmas y Estudios Planetarios de la Universidad Nacional Autónoma de México. Este legado figura hoy en una de las montañas exploradas en la misión Curiosity de la NASA.

Rafael Navarro: un legado mexicano sobre la superficie marciana

Rafael Navarro-González no se distinguió por ser un científico que se alineara a las instituciones. Por el contrario, no dudó en corregir errores que había identificado en las misiones espaciales de la NASA en dos ocasiones: Viking y Curiosity. Gracias a sus contribuciones, se re-evaluaron los resultados que arrojaron ambos estudios.

Recientemente, el equipo de expertos de la NASA que ha conducido el rover Curiosity nombró a una montaña marciana en honor del científico mexicano, por su reciente fallecimiento en el mes de enero, a causa de COVID-19. En su trayectoria de exploración sobre el Planeta Rojo, el robot encontró una colina que no se había analizado antes.

Navarro Hill: un campo fértil para nuevas investigaciones

Al noroeste del cráter Gale, con cerca de 120 metros de altura, la montaña Navarro fue localizada durante el trayecto del rover. El científico mexicano contribuyó a diseñar un laboratorio móvil a bordo del Curiosity, para analizar la composición química del suelo y aire marcianos. 

A su vez, los hijos de Navarro-González destacaron su orgullo por el logro póstumo del investigador, según un comunicado de la NASA:

“Nos sentimos muy honrados de que una prominente colina lleve el nombre de nuestro padre. Es un sueño, suyo y nuestro, hecho realidad […] Mi padre fue un científico consumado, pero sobre todo un gran ser humano que supo equilibrar el trabajo y la familia. Nuestra madre, Faby, siempre le decía que su nombre estaría algún día en Marte, y ahora es una realidad. Creemos que el cielo está de fiesta”.

Hoy sabemos que la montaña Rafael Navarro se encuentra en una región rica en arcilla y minerales de sulfato. Esta información abrirá el horizonte de análisis sobre la historia geológica del planeta, así como los cambios que ha sufrido el clima en Marte a lo largo de miles de millones de años.

Podría ser que esta colina sea un portal a nuevas posibilidades de investigación, por lo que ocupará gran parte de la atención de los científicos de la NASA en los años siguientes. Mientras tanto, el Curiosity seguirá rondando sus inmediaciones, recabando información con el laboratorio itinerante que diseñó Rafael Navarro-González.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: