25
Sáb, Jun

Por: Cortesía

Lupus eritematoso, la enfermedad que afecta a mujeres en edad reproductiva

El lupus eritematoso se da especialmente en lugares con mayor exposición solar y posiblemente por la influencia de contaminantes.

Con la colaboración especial de Dr. Juan Carlos Arana Ruiz, especialista en reumatología.

Cada 10 de mayo se celebra el Día Mundial del lupus eritematoso, una enfermedad que afecta al sistema inmunitario y que deteriora de manera progresiva los tejidos del cuerpo. Se cree que algunos de los posibles desencadenantes pueden ser algunos tipos de infecciones o la administración de medicamentos como la penicilina.

De acuerdo a ciertas investigaciones, también se sabe que el embarazo y el parto pueden causar el brote de la enfermedad en algunas mujeres.

Para profundizar más en el lupus eritematoso, el doctor Juan Carlos Arana Ruiz comparte con Muy Interesante México algunos datos relevantes acerca de la enfermedad.

¿Cómo se siente tener lupus eritematoso?

Seguramente has experimentado alguna vez el intenso malestar que produce un cuadro gripal o catarral: cuerpo cortado, fiebre, escalofríos incómodos y la molesta piel sensible, que incluso te hace sentir el peso de tu ropa.

Incluso, posiblemente has experimentado el dolor en articulaciones cuando tuviste algún cuadro de resfriado intenso o tal vez una fiebre tifoidea. Bien, ahora imagínate que eso lo experimentas casi todos o todos los días, una y otra vez, sin que nada pueda realmente resolverlo o atenuarlo lo suficiente.

La fatiga, la pesadez de tu cuerpo y la completa falta de ganas de hacer lo cotidiano y sólo querer estar durmiendo, para que ni eso te permita sentirte mejor al despertar.

Ahora puedes tener una idea muy sutil, de lo que experimenta una paciente con lupus, y digo esto, porque la inmensa mayoría son mujeres y sólo 1 de cada 6 a 10 casos (dependiendo el rango de edad) son varones. En efecto, esta enfermedad puede llegar a ser un feminicida potencialmente cruel.

Qué causa la aparición de la enfermedad

Por fortuna es infrecuente, teniendo una aparición variable según la etnia y localización geográfica en 6 personas por cada 100,000 habitantes al año. En México, afecta de 40 a 90 personas por cada 100,000 habitantes, especialmente en lugares con mayor exposición solar y posiblemente por la influencia de contaminantes, incluyendo el tabaco y el smog (la Ciudad de México tiene una de las prevalencias más altas, por ejemplo).

Pero ¿cómo es que aparece este grupo de enfermedades? Algo que es muy importante aclarar es que se trata de un grupo de síndromes clínicos (es decir, muchos signos y síntomas que se agrupan en conjuntos comunes), cuyo comportamiento es muy variable y, por lo tanto, el diagnóstico puede ser parecido, pero el tratamiento siempre se deberá individualizar.

La importancia de los genes

Los genes tienen cierto rol, pero es un intrincado grupo de fenómenos que confluyen (radiación solar o UV directa,  infecciones,  drogas, humo de tabaco, alimentación, fármacos y muchas otras que seguramente aún no conocemos).

Sin duda alguna, las hormonas juegan un papel importante (incluso explica la mayor frecuencia en mujeres en edad fértil), dado que los estrógenos pueden favorecer la supervivencia de células autodestructivas (imagina algo así como policías corruptos que atacan a los buenos e ignoran a los delincuentes).

Finalmente llevan a una “corrupción” de la respuesta normal del sistema inmunológico (inseguridad, caos y destrucción por quienes se supone que deberían mantener el orden público).

Algunos mitos que hay que desechar

De hecho, un mito muy extendido entre los vendedores de “remedios naturales” es considerar que los pacientes necesitan “subir sus defensas”. Sin embargo, justamente es esto lo que provoca la aparición del lupus eritematoso: una respuesta desordenada y exagerada de las defensas.

Lo anterior lleva al desarrollo de la enfermedad y sus consecuencias potencialmente mortales, aunque ahora más bien debilitantes o destructivas de los tejidos del cuerpo, en la mayoría.

Síntomas de la enfermedad

Como platicamos antes, el lupus eritematoso sistémico tiene un comportamiento muy variable, pero la gran mayoría presentan los síntomas generales (parecidos a esa gripa horrible que te tumbó) que previamente enuncié:

  • Inflamación.
  • Lesiones de muy diversa naturaleza y gravedad en la piel.
  • Caída de cabello.
  • Destrucción o deterioro de uñas.
  • Dolor articular con o sin hinchazón de las mismas.
  • Dolor al respirar acompañado o no de dolor en pecho y falta de aire (según la gravedad y el involucro de pulmones y/o corazón, principalmente sus membranas que los recubren).
  • Anemia (por destrucción de glóbulos rojos o por la inflamación).
  • Infecciones (por la corrupción del sistema de defensa o su destrucción por otras células de defensa de la misma persona).
  • Inflamación del riñón (que afecta claramente entre un 40 y 60% de pacientes, con pérdida de su función incluso hasta la insuficiencia renal, si no se trata agresivamente por el grupo de médicos especialistas).

Cabe mencionar que prácticamente cualquier órgano se puede afectar, pero es extremadamente raro (curiosamente) que se afecte el hígado.

Si tú o alguien que conoces puede tener lupus, debes saber que el médico especialista experto en tratarlo es el reumatólogo. No pierdas el tiempo con supuestos remedios que lo único que hacen es hacer que el deterioro progrese.

Lo que puede ser más problemático es que el lupus se “apaga y prende” solo, pero justamente el tratamiento correcto hace que se “apague” mucho antes de provocar un daño irreparable.

MUY INTERESANTE.

 

Temas relacionados: