23
Vie, Abr

Los primeros pobladores de América tenían genes Australianos que aún conservan los indígenas sudamericanos

Por: Cortesía

Cultura

Un equipo de investigadores brasileños asegura que los indígenas americanos comparten genes australianos con pobladores de Asia y Oceanía hoy en día.

Al pasar por el Estrecho de Bering, en las últimas etapas de la Edad de Hielo, los seres humanos primitivos cargaban consigo información que ni ellos mismos conocían. Según revela un estudio reciente, podría ser que los pobladores de Oceanía hayan traído genes australianos hasta América.

Nuevos eslabones en nuestro camino evolutivo

A pesar de décadas de estudio genético ligado con la evolución humana, nunca había saltado a la vista de los científicos que el código de ADN de los pobladores de Oceanía y América se parecían. Un nuevo estudio explica la relación causal entre ambos eventos, que no es de ninguna manera fortuita.

Podría ser que, con la migración de seres humanos nómadas, buscando un mejor lugar para establecerse, los descendientes heredaran cadenas de genes australianos. A más de 15 mil años de distancia de que los antiguos seres humanos cruzaran el Estrecho de Bering —entonces congelado—, las firmas genéticas australianas ancestrales saltan a la luz.

De acuerdo con los investigadores a cargo del estudio, estas evidencias se rastrearon en partes del Pacífico en Sudamérica, así como en el Amazonas. La profesora Tábita Hünemeier y el co-investigador principal Marcos Araújo Castro e Silva aseguran que ésta es una parte de la historia que se había mantenido a oscuras:

“Gran parte de esta historia ha sido borrada por desgracia por el proceso de colonización, pero la genética es un aliado para desentrañar historias y poblaciones no registradas”, aseguran, por parte del Departamento de Genética y Biología Evolutiva de la Universidad de São Paulo en Brasil.

Una narrativa colonialista que sesgó a la ciencia

Es común que el marco de referencia social e histórico sesgue a los investigadores que se acercan a observar los fenómenos del mundo. Parece ser, según el estudio de Hünemeier y Araújo Castro e Silva en Brasil, que éste ha sido el caso por años en el terreno de la genética evolutiva.

El estudio demuestra que los pueblos indígenas antiguos y modernos en la Amazonía compartían firmas genéticas específicas —conocidas como señal Y—, “con grupos indígenas de hoy en día en el sur de Asia, Australia y Melanesia, un grupo de islas de Oceanía“, de acuerdo con la cobertura deLive Science.

Según los autores, ésta relación genética sorprendió a la comunidad científica contemporánea, que no se había detenido a cuestionar la narrativa colonialista que les había servido como marco de referencia. En este sentido, podría tratarse de “uno de los eventos más intrigantes y mal comprendidos en la historia de la humanidad”, escriben en el artículo.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: