Los museos Dalí reabrirán el 11 de julio y estiman unas pérdidas de 4,5 millones de euros

Foto: Cortesía

Cultura

El próximo 11 de julio volverán a reabrir los tres centros del triángulo daliniano: el Teatre Museo de Figueres, el castillo de Púbol y la casa de Portlligat, en Cadaqués, después de más de 120 días de cierre como consecuencia de la pandemia. Y lo harán solo por un periodo de dos meses, ya que está previsto que vuelvan a cerrar el 13 de septiembre, “aunque este periodo se puede ampliar si las condiciones lo permiten”. Lo ha explicado este martes Jordi Mercader, presidente de la Fundación Gala-Salvador Dalí, en videoconferencia celebrada tras la reunión el patronato de la entidad. Según Mercader, la pérdida económica generada por el cierre de estos centros, que reciben a lo largo de un año alrededor de un millón de visitantes, el 80% turistas extranjeros, es de alrededor de 4,5 millones de euros.

El patronato en el que está el Ministerio de Cultura, la Generalitat y los ayuntamientos de Figueres y Cadaqués, ha explicado Mercader, ha aprobado las cuentas de 2019, que acabó con un “beneficio de 4,2 millones de euros que han permitido hacer frente a los pagos de tesorería y no tener deudas” y las líneas estratégicas para afrontar los próximos meses y los efectos del coronavirus.

Mercader, tras resaltar que la institución que preside siempre ha sido “independiente”, ha repasado las actuaciones que se han llevado a cabo para permitir ser sostenibles hasta marzo de 2021; “un periodo en el que hay que actuar con serenidad” y que permitirán, según él, “encarar el futuro de los próximos años, hasta finales de 2022”, en el que se tendrá que hacer compatible “con los intereses del Estado, como heredero, y con los de todos los afectados por una crisis global que ha causado una drástica disminución de los ingresos de la entidad”.

La Fundación mantiene activo un ERTE que afecta a toda la plantilla de 116 trabajadores, “desde el capitán al paje”, según dijo Mercader, algo que ha permitido ahorrar en el gasto, como el hecho de que los edificios estén cerrados. “Se introducirán cambios a finales de año e iniciaremos la temporada con una nueva estrategia”. La reapertura de estos dos meses, ha explicado comportará una inversión del orden de 500.000 euros, para lo que se ha pedido colaboración a las administraciones. En cuanto al número de visitantes, no se atrevió a lanzar una estimación, en un museo que recibía una media de entre 4.000 y 5.000 personas diarias. “Hasta antes de ayer no se sabía cuando la gente del sur de Francia y Barcelona se podía mover”, puntualizó.

Para el presidente, la crisis provocada por la covid-19 “no es coyuntural, será profunda y duradera y tendrá un gran impacto en la sociedad y en los equipamientos culturales”, sobre todo en aquellos como el suyo en el que “el 85% de los ingresos dependen de visitantes que vienen en una alta cuota de estacionalidad y provienen de países golpeados por la pandemia de forma dura”. “No podemos ser optimistas, pero si positivos”, llegó a decir. Para superar la situación la Fundación pondrá en marcha una política de atracción más “sofisticada” orientada al público de proximidad (se enviará promoción a medio millón de personas) y la calidad de la visita; seguirá con las grandes exposiciones, y citó tres que ya están sobre la mesa: en Rusia, Corea y Japón para los dos años y medio próximos y fomentarán las exposiciones de tipo inmersivo como la puesta en marcha el verano pasado en unas canteras del sur de Francia, además de tener mayor presencia en las redes sociales.

Según anunció, la reapertura tendrá el aliciente de poder ver una exposición con fondos de la propia fundación: Dali: el surrealismo soy yo con una docena de obras surrealistas “de la mejor época daliniana, pero que pocas veces se pueden ver todos, porque son de las obras más solicitadas y viajan mucho”. Entre los cuadros estará La poesía de América, de 1943; “una obra que es muy actual, ya que habla de la posición de Dalí con respecto al racismo, evocando al futuro del hombre que nace de África. Ver este cuadro ahora es muy emocionante”, destacó el responsable de la fundación desde 2017.

Por último, anunció que no está previsto hacer ninguna adquisición de obras. “Sería una irresponsabilidad” y anunció que están en marcha dos proyectos editoriales de interés. “En los próximos meses, Taschen publicará un gran libro cronológico con toda la obra de Dalí; el equivalente al catálogo en la que se revisa su producción. Mientras que la reedición, por la misma editorial, para reeditar su obra cumbre La vida secreta de Salvador Dalí, justo ahora acaba de comenzar". También reiteró, lo que ya anunció en este diario la directora de los museos Dalí Montse Aguer de que la exposición centrada en el Cristo de Portlligat que está en el museo de Glasgow no se celebrará el mes de noviembre como se anunció, sino que se aplaza hasta el año que viene. “No es renunciar a nada, es aplazarlo”, ha dicho.

Muy Interesante. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados: