Los elefantes son capaces de hacer rituales funerarios y visitar los restos de ejemplares muertos

Foto: Cortesía

Cultura

En el Día Mundial del Elefante, recordamos una de las características sociales más impresionantes de esta especie: su noción de la muerte y la forma en que recuerdan a otros ejemplares fallecidos.

Las habilidades sociales de los elefantes llevan décadas sorprendiendo a los científicos. El mamífero terrestre más grande del planeta posee una inteligencia que los coloca al nivel de los primates, los delfines y otros cetáceos, por la capacidad de empatía que poseen respecto a los demás ejemplares de su especie.

Los elefantes mantienen una organización social basada en una familia matriarcal que en la mayoría de casos se mantiene unida durante toda su vida.

Esta estructura rígida, combinada con el tamaño de su corteza cerebral (la de mayor volumen del reino animal) les otorga una extraordinaria memoria y habilidades cognitivas complejas que les dan conciencia de sí e incluso podría ser decisiva para su comprensión de procesos tan complejos como la muerte.

Un famoso estudio de 2005 que siguió a una familia de elefantes africanos durante 14 años demostró que estos mamíferos tienen la capacidad de recordar el sitio donde fallecieron los miembros de su familia y visitarlo con frecuencia. No sólo eso: también son capaces de realizar rituales funerarios, una característica recientemente estudiada y hasta ahora inédita en animales distintos al Homo Sapiens.

Durante la investigación, la familia de elefantes regresó una semana después a donde se encontraban los restos del ejemplar, a pesar de alejarse hasta 20 kilómetros en los días previos. Una vez que llegaron al sitio, los elefantes se quedaron quietos alrededor del cadáver mientras lo olfateaban y posteriormente tocaban con su trompa, con especial interés en el marfil.

Los científicos también demostraron que los elefantes poseen un interés menor por restos de otros animales como búfalos o rinocerontes. Sin embargo, no fue posible comprobar la idea de que se ven mayormente atraídos por los cadáveres de miembros de su familia que por otros elefantes desconocidos:

“Nuestros resultados sugieren que es posible que los elefantes no seleccionen específicamente los cráneos de sus propios parientes para la investigación, pero su gran interés en el marfil y los cráneos de su propia especie significa que es muy probable que visite los huesos de parientes que mueren dentro de su propio territorio”, explica el estudio.

La observación de elefantes que intentan levantar o alimentar a otros ejemplares de su manada fallecidos recientemente son comunes en África, lo mismo que la noción de que una vez que una madre pierde una cría, la elefante suele ir por detrás del resto de la manada durante unos días, en una actitud de poca energía que podría simbolizar un duelo.

Aún queda mucho por saber sobre la inteligencia emocional de los elefantes; sin embargo, los vínculos afectivos que establecen con otros miembros de su especie y su constante sentido de cooperación los hacen uno de los animales más parecidos al ser humano respecto a su empatía y conciencia sobre la vida y la muerte.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: