La película de Netflix ‘Guapis’, a juicio en Texas por “pornografía infantil”

Foto: Cortesía

Cultura

La acusación afirma que el drama, dirigido por la francesa Maïmouna Doucouré, “carece de valor artístico” y contiene “material obsceno”

El gran jurado de Tyler (Texas), un condado de unos 20.000 habitantes a 150 kilómetros al este de Dallas, ha abierto un procedimiento judicial por “difundir material lascivo”, tras aceptar la petición del fiscal, contra la plataforma de streaming Netflix por la película Guapis, de Maïmouna Doucouré, originalmente titulada como Mignonnes y en los países de habla inglesa como Cuties. Una portavoz de la plataforma ha afirmado que “esta acusación carece de fundamento” y que el largometraje es “una crónica social en contra de la sexualización de las niñas jóvenes”.

Una ley local prohíbe la “exhibición lasciva de genitales o zonas púbicas de niños desnudos, parcialmente vestidos o vestidos”, siempre y cuando el material en cuestión muestre “un interés lascivo hacia el sexo” y no tenga un auténtico valor literario, artístico, político o científico. Y en ello se basa la acusación, presentada el 23 de septiembre, que responsabiliza a los directores ejecutivos de Netflix, Ted Sarandos y Reed Hastings, por la distribución de la obra.

La causa la llevará el fiscal Lucas Babin, hijo del congresista republicano Brian Babin, quien presentó una carta al fiscal general de Estados Unidos junto a una treintena de legisladores tildando a Guapis de “pornografía infantil” y solicitaron que cese su distribución en Estados Unidos. El senador por Texas Ted Cruz también se ha unido a la solicitud. Curiosamente, Babin es exmodelo y actor: encarnó al músico Spider en Escuela de rock (2003), y entre sus papeles televisivos destaca el de Rocky en The Young and The Restless.

La película cuenta la historia de Amy, una inmigrante senegalesa de 11 años que vive con su familia en los suburbios de París. Atrapada entre el tradicionalismo de su vida familiar y la exclusión de la sociedad francesa, se une a un grupo de baile que imita pasos y movimientos de muchachas mucho más mayores que ven en las redes sociales en un intento de ganar aceptación.

Mignonnes se estrenó en enero en el festival de Sundance, donde Doucuré se llevó el premio a la mejor dirección en la sección World Cinema, y más tarde concursó en la sección Generation Kplus de la Berlinale, apartado centrado en retratos de la infancia en un festival, el alemán, marcado por lo social. La película ya había generado polémica en las redes sociales antes de su estreno en septiembre en Netflix, con una multitud de los usuarios acusando a la plataforma de promover la pedofilia y llamando a cancelar sus suscripciones solo tras ver el cartel publicitario, sin estar aún a disposición de los usuarios el filme. La ministra de Cultura de Francia, Roselyn Bachelot, ha defendido Guapis y denunciado las críticas como “fundamentadas en una serie de imágenes sacadas fuera de contexto” mientras que la directora califica esta malinterpretación como “totalmente opuesto al propósito de mi obra”.

EL PAÍS.

 

Temas relacionados: