¿La infidelidad se puede curar?

Cortesía

Cultura

¿Has sido víctima de una infidelidad? Después de ello seguramente te preguntarás: ¿Debo darle otra oportunidad a mi pareja?, ¿la infidelidad se puede curar? Resulta que existen diversas opiniones al respecto, de hecho, hay teorías que determinan que la infidelidad se trata de un hábito incurable. No obstante, para otros un desliz no tiene por qué significar el fin de una relación, por el contrario, puede ser la oportunidad perfecta para comenzar de nuevo y mejorar los errores de una pareja. ¿Cuál es tu opinión al respecto?, ¿Se puede perdonar una infidelidad? En las siguientes líneas te contamos todo acerca de este tema que de seguro será de gran interés para ti. ¡No dejes de leernos!

¿Monógamos o infieles?

Los seres humanos en general son monógamos, al igual que muchos animales escogen a su pareja y se quedan con ella hasta el final de sus días. Sin embargo, es un hecho comprobado que, a su vez, las personas son infieles por naturaleza. ¿Cómo es posible esta ambivalencia? Se trata de una paradoja que hoy en día aún resulta difícil responder con certeza. ¿Se trata de una decisión consciente o de un impulso instintivo?, ¿es una enfermedad patológica o un mal hábito? En cualquier caso, la infidelidad puede causar el fin de una relación y otros muchos problemas dentro de la relación de pareja.

Cuando hablamos de tener una aventura las opciones son infinitas, puede tratarse de un error único y aislado que jamás vuelve a ocurrir. También, es posible encontrar a los infieles empedernidos que saltan de una infidelidad a otra. Las relaciones prolongadas y fuera del matrimonio son una realidad. No es de extrañar, entonces, que existan casos de familias paralelas.

Cuando decides casarte o tener una relación seria se obtiene un compromiso donde está intrínsecamente establecida la exclusividad sexual y sentimental de las partes. Sin embargo, no siempre las cosas resultan como se esperan. Cuando nos enfrentamos ante esta clase de situaciones llegamos a pensar que la monogamia es imposible. Que se trata de una utopía difícil de realizar y que tarde o temprano nuestra pareja terminara engañándonos y fallando. Esto no es del todo cierto. A continuación, te explicamos los diferentes puntos de vista acerca de este complicado tema.

La infidelidad ¿Se trata de sólo un tabú?

Desde el mismo momento en que se inventó la institución del matrimonio nació la infidelidad. Se trata de dos conceptos que desde siempre han ido a la par y de la mano. Sin la existencia del matrimonio y la monogamia no podría existir lo que conocemos como infidelidad. Resulta, entonces, liberador pensar que se trata solo de conceptos y preceptos sociales. No obstante, las cosas no resultan tan simples.

Afrontar una infidelidad no es tarea sencilla. Por lo general, resulta en la causa que da pie al fin de una relación o la ruptura de la pareja. Este hecho, involucra aspectos negativos y origina una serie de problemas que dañan la paz de las partes. La pérdida de la confianza, la ausencia de amor propio, los sentimientos negativos que surgen son sólo algunas de las consecuencias. Sin dejar de lado, tal vez lo más importante, la pérdida del amor. En fin, todo esto origina una sensación de vacío y desolación que inunda  a la vida de aquellos que atraviesan por esta clase de situaciones. ¿El resultado? Una angustia existencial que causa dolor y sufrimiento.

Todo esto que mencionábamos anteriormente determina lo que significa sustancialmente una infidelidad. Lo que este concepto acarrea origina un tabú. Lo cual, no es más que un aspecto negativo de la vida del cual no queremos hablar. Porque hacerle frente ocasiona incomodidad, sufrimiento y vergüenza. Valdría la pena preguntarse, ¿La infidelidad es una patología? ¿Algún tipo de enfermedad que amerita una cura?

¿La infidelidad se puede curar?

Seguramente tu pareja al verse descubierto en su infidelidad te ha pedido perdón y te ha jurado que es un error que no volverá a ocurrir. Entonces, te encuentras ante una disyuntiva. Puesto que, no sabes si creerle o no. En relación a esto, te contamos que según estudios científicos la promesa de no volver a ser infiel es algo que nadie puede cumplir. Según especialistas, la persona que ha sido infiel volverá a serlo tarde o temprano, una y otra vez. Y, así, sucesivamente en cada relación que tenga.

Visto desde esta perspectiva se trata de una especie de patología en el comportamiento que no puede ser corregida y por ende no tiene cura. Resulta que, una de las principales razones para que esto sea así es que el cerebro se acostumbra a mentir. Lo que ocasiona que, posteriormente, cada pequeña mentira desensibilice al cerebro ante las emociones negativas. Por lo tanto, una infidelidad puede llegar a ser vista por la persona que la comete como algo sin la menor importancia. Una acción que no debería traer ninguna consecuencia para nadie.

Este autoengaño hace que, la persona infiel sienta menos culpa ante sus hábitos. Al punto que, deja de importare los sentimientos de su pareja. Por lo tanto, hacerle daño a la persona que ama no es una posibilidad. Aunque, efectivamente, sea un hecho. De esta manera, si te encuentras atravesando una infidelidad y piensas perdonar a tu pareja. Entonces, es necesario que analices el hecho de que lo más seguro es que esa persona vuelva a fallarte, a mentirte y engañarte. Debes preguntarte ¿Es eso lo que quiero para mi vida?

Interesante… La ciencia promete una futura cura a la infidelidad

Nuevas investigaciones y avances científicos han descubierto lo que más se ha acercado a la cura de la infidelidad. Se trata de un spray anti infidelidad. El componente principal de esta solución es la oxitocina. También, conocida como la hormona del amor. Esta hormona se relaciona con los patrones de comportamiento de los machos y hembras con su pareja. Potenciando las conductas paternales y maternales. Activando, a su vez, el centro de placer y gratificación en el  cerebro lo que fortalece los comportamientos monógamos.

Resulta que, las personas que poseen altos niveles de oxitocina ven a sus parejas más atractivas que aquellos que poseen niveles menores. Bajo esta premisa, los altos niveles de oxitocina hacen a las personas más fieles. Pues, se sienten atraídos por sus parejas, sienten compromiso con su familia y por ende son monógamos. ¡Un interesante avance de la ciencia sin lugar a duda!

El arte de saber vivir. 

Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario