La cultura se reúne para afrontar “el día después”

Foto: Cortesía

Cultura

Más de 50 creadores y gestores culturales, entre ellos el ministro de Cultura, participan en las jornadas "El valor de la cultura", para abordar los efectos del Covid-19 en el sector y reflexionar sobre el reconocimiento de la cultura en la sociedad

¿Qué peso queremos darle a la cultura en la reconstrucción colectiva tras la pandemia? ¿Qué podemos aprender del papel terapéutico que ha tenido durante el confinamiento? ¿El impulso a la digitalización de la cultura que hemos visto en estos meses ha llegado para quedarse? Estas y otras preguntas son las que se van a poner sobre la mesa en "El valor de la cultura", unas jornadas que tendrán como objetivo abordar los efectos de la Covid-19 en el sector, así como la metamorfosis de los contenidos culturales hacia la digitalización, el reconocimiento de la cultura en la sociedad y su proyección exterior. Se celebran de manera presencial y online durante este martes y el miércoles, 7 y 8 de julio, y están organizadas por la Fundación Ortega-Marañón a través de su Revista de Occidente y la consultora Planner Media y cuentan con el apoyo de Acción Cultural Española.

Con más de 800 inscritos para seguir los coloquios y debates de manera virtual (la inscripción es gratuita y habrá un chat para plantear preguntas), las jornadas contarán con la participación de 50 ponentes de primer nivel del mundo de la cultura y la política. Entre ellos figura el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, que protagonizará la sesión inaugural junto al presidente de AC/E, José Andrés Torres Mora, y el presidente de la Fundación Ortega-Marañón y del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis.

Entre los ponentes también figuran creadores y gestores como el bailarín y coreógrafo Antonio Najarro; Ángeles González-Sinde, guionista, directora de cine, novelista, exministra de Cultura y presidenta del patronato del Museo Reina Sofía; el poeta Luis García Montero, director del Instituto Cervantes y catedrático de Literatura española de la Universidad de Granada; el productor teatral Jesús Cimarro, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida; Alicia Gómez Navarro, directora de la Residencia de Estudiantes; o Peter Andermatt, representante en España de MEDIA, un subprograma de Europa Creativa, dependiente de la Comisión Europea, para dar apoyo a la industria audiovisual de la UE.

Detrás de la idea y programación de estas jornadas se encuentra Joan Álvarez, gestor cultural de larga trayectoria en distintas instituciones y actualmente director de la Cátedra de Diplomacia Cultural del Instituto Europeo de Estudios Internacionales, con sede en Salamanca y Estocolmo, y consejero asesor de cultura de Planner Media. Codirigen las jornadas Fernando Rodríguez Lafuente, director de la Revista de Occidente, y Francisco Buyolo, experto en educación y sostenibilidad. “Estos dos ámbitos van a tener un papel fundamental en cualquier nuevo planteamiento relacionado con la cultura”, opina Álvarez.

La idea surge de unas conversaciones con creadores culturales que Álvarez puso en marcha durante el confinamiento en la revista Hoyesarte.com para hablar sobre cómo estaban afrontando el “apagón cultural”. “Se fue cuajando en mi cabeza la idea de que cuando llegara el día después volviéramos a juntarnos para ver cómo había sido la experiencia y cómo nos planteábamos la reconstrucción”.

En este tipo de jornadas donde se debate “el estado de la cuestión” de un determinado asunto, puede ser complicado conducir las conversaciones hacia la consecución de ideas concretas con las que trazar una hoja de ruta, más allá de un conjunto de lamentos o buenos propósitos. Por eso, los organizadores han pedido a cada ponente que, además de compartir su testimonio, propongan dos ideas para el futuro de la cultura. “Espero encontrarme con 100 ideas que sirvan como punto de partida para una conversación más amplia. Queremos que esto siga creciendo y se convierta en una plataforma donde la gente pueda aportar sus ideas”, señala Álvarez.

El programa se ha diseñado poniendo el foco en distintos temas: el valor de la cultura en su proyección exterior; los creadores y el aprecio de la cultura; lo que la pandemia está cambiando; nuevas estéticas y nuevos valores para la creación y la gestión; y cómo cultivar la autoestima para reforzar la proyección exterior. Una de las sesiones también ahondará sobre los valores que aporta la cultura, como se ha comprobado de forma visible durante el periodo de confinamiento, a los modos de vida de los españoles como muestra el diálogo que se producirá con el título “La cultura como una clave del buen convivir” entre José Andrés Torres Mora, presidente de AC/E, y Manuel Cruz, filósofo y senador.

Además de los mencionados, entre los ponentes figuran José Luis Gómez, Fernando Bayón, Luis Alfonso Albornoz, Salomón Castiel, Nadia Arroyo, María Acaso, José María Lassalle, Víctor Gulías, Marta García Haro, Santiago Herrero, Verónica García, Lucía Sala, Javier Limón, Silvia Marsó, Nuria Enguita, Azucena Rodríguez, Suso 33, Eva Manjón, Nico Casal, Curro Royo, Isabel Fuentes, Juan Cruz, Joan Carles Martí, Juana Escudero, Sara Rubayo, Inmaculada Ballesteros, Julián Zabala, Ángel López García, Manuel Ortuño, Jorge Martínez, Conchi Cascajosa, Elisa Grafulla, Gustavo Salmerón, Charo Otegui, Ángel Badillo, Manuel Lucena, Rafael Soriano y Alfonso Lucini.

Entre la digitalización y la educación

Entre los cambios que ha traído la pandemia, destaca la aceleración que se ha producido en la digitalización de la cultura, una tarea que España tenía pendiente. “Hemos avanzado en tres meses más que en seis años”, señala Álvarez. Aunque las medidas especiales de reducción de aforo o control sanitario en los eventos culturales se vayan relajando a medida que remita la pandemia y se extienda la vacuna (aunque quedarán ya asimilados en los protocolos para cuando sea necesario retomarlos), la digitalización ha venido seguramente para quedarse. Un avance que no entra en conflicto con la dimensión presencial de la cultura (especialmente en las artes escénicas), sino que lo complementa y supone «una apertura a nuevos públicos» al eliminarse la barrera geográfica, lo cual supone una ventaja para quienes viven lejos de las grandes capitales culturales.

Al mismo tiempo, “la pandemia ha demostrado el efecto terapéutico que puede tener la cultura. Ha servido para fortalecer la resistencia durante el confinamiento”, señala Álvarez. Sin embargo, el codirector de las jornadas lamenta una “ausencia de liderazgo cultural” a la hora de definir los valores identitarios de España de cara al exterior, ya que estos siempre se asocian con el deporte y la gastronomía. En este sentido, “la educación es fundamental. Debemos formar una nueva generación de líderes culturales, es algo a lo que estamos muy obligados”, apunta el gestor cultural. “Y las empresas deben tomar conciencia de las muchas cosas que se obtienen gracias a la cultura y apostar por ella decididamente”.

El cultural.

 

 

Temas relacionados: