19
Mar, Ene

La conjunción de Júpiter y Saturno dejará ver una "estrella de belén" en navidad

Foto: Cortesía

Cultura

LA CONJUNCIÓN DE JÚPITER Y SATURNO ESTE DICIEMBRE PROVOCARÁ UN RESPLANDOR SIMILAR AL QUE DIO ORIGEN A LA “ESTRELLA DE BELÉN”, EL ASTRO QUE SEGÚN LA MITOLOGÍA CRISTIANA, ANUNCIÓ A LOS REYES MAGOS EL NACIMIENTO DE JESÚS.

El fenómeno astronómico que dio origen a la “Estrella de Belén” es un misterio. La falta de referencias más allá de los textos bíblicos dificulta saber con precisión el origen del objeto astronómico que según la tradición, avisó del nacimiento de Jesús en el mundo cristiano.

Nuestro conocimiento actual del movimiento de los astros en el cielo nocturno es tal, que sabemos con precisión que el cometa Halley fue observado en la Antigua China desde el año 11 a.C. y registrado minuciosamente en sus siguientes visitas cada 75 años. 

También sabemos que Halley apareció en los cielos de Inglaterra la semana del 24 de abril de 1069 y por lo tanto, es el astro que aparece en el Tapiz medieval de Bayeux, y que Van Gogh pintó a la constelación de la Osa Mayor en su ‘Noche Estrellada sobre el Ródano’ (1888).

¿QUÉ ERA REALMENTE LA “ESTRELLA DE BELÉN”?

Sin embargo, cuando se trata de identificar el objeto astronómico que dio origen a la “Estrella de Belén”, la ausencia de una fuente de información distinta a los evangelios y la disparidad entre los siglos en que ocurrió hacen de esta una labor casi imposible.

Una de las teorías más reconocidas fue elaborada por el propio Kepler, el astrónomo real que formuló tres leyes sencillas para explicar el movimiento de los planetas cuando la astronomía aún no se diferenciaba de la astrología: 

Según Kepler, la “Estrella de Belén” a la que la Biblia hace referencia no fue realmente una estrella, sino una de las múltiples conjunciones entre Júpiter y Saturno durante el siglo VII. El matemático imperial aseguraba que la cercanía entre ambos planetas (desde el punto de vista terrestre) fue el fenómeno que dio origen al mito.

Y aunque los cálculos más recientes aseguran que los dos gigantes del Sistema Solar no se veían lo suficientemente cerca en aquél entonces como para brillar con intensidad sobre los demás astros, lo cierto es que la conjunción planetaria de Júpiter y Saturno del próximo 21 de diciembre de 2020 mostrará un resplandor en todo el mundo parecido al que según la tradición, guió a los Reyes Magos al lugar de Nacimiento de Jesús.

Debido a la cercanía de este evento astronómico con la Navidad de 2020, la conjunción Júpiter-Saturno brillará como lo hizo la “Estrella de Belén” en las noches de diciembre en el cielo nocturno.

¿CÓMO VER LA CONJUNCIÓN DE JÚPITER Y SATURNO?

La última vez que Júpiter y Saturno aparecieron tan cercanos en la bóveda celeste fue hace 800 años, en el siglo XIII, de modo que este evento será una oportunidad única para ver ambos planetas de manera simultánea a través de un telescopio o bien, observarlos como un solo planeta brillante a simple vista en el cielo nocturno. 

Aunque ambos mundos se ‘acercan’ cada vez más desde el verano, del 16 al 25 de diciembre se podrán apreciar lo más cerca posible, con el punto máximo de esta conjunción la noche del 21 de diciembre.

Para verlos no necesitarás un telescopio u otro instrumento óptico, aunque si cuentas con uno o binoculares podrá mejorar tu experiencia.

Todo lo que tienes que hacer es encontrar un lugar con poca contaminación lumínica y mirar hacia el suroeste en cuanto comience a atardecer. En esta dirección, busca a los planetas cerca del horizonte y la constelación de Capricornio.

Si no consigues ubicar a Júpiter y Saturno, utiliza alguna app como Star Walk 2 (Android) o SkyView (iOS), activa la cámara y apunta al cielo nocturno con la función de realidad aumentada.

El fenómeno astronómico se mantendrá durante un par de horas, antes de que ambos planetas desaparezcan por el horizonte y se mantendrán a una distancia en apariencia cercana hasta el 26 de diciembre.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: