02
Jue, Dic

Por: Cortesía

Cultura

Instrucciones para practicar un exorcismo en la antigua babilonia

‘¡No mires hacia atrás!’, advierte hace 3,500 años un brujo que practicaba un exorcismo en la antigua Babilonia, capital de Mesopotamia.

Hace 3 mil 500 años, un brujo en Babilonia se ocupó de describir, con lujo de detalle, todas las instrucciones para practicar un exorcismo adecuadamente. En una tablilla de arcilla antigua están inscritos, uno por uno, los pasos para sacar un espíritu maligno del cuerpo de una víctima acongojada. Más aún: para encontrar una pareja amorosa para aquel espectro que se rehúsa a dejar en paz a los seres humanos. Así funcionaba el ritual mesopotámico.

Sacar al espíritu con cuerdas

En Mesopotamia, así como sucedía en otras culturas de la Antigüedad, el plano espiritual y el terreno convivían entre sí. A diferencia de como se entiende el mundo desde el cristianismo, no había una división clara entre el más allá y la vida en este plano de consciencia. Por ello, las posesiones espirituales y demoniacas eran un mal de todos los días. Tal fenómeno se describió en diversas piezas rituales, como la tablilla de arcilla mostrada aquí.

La pieza fue encontrada recientemente por un curador del British Museum. Sobre la superficie, según describe Live Science, se muestra a “un espíritu malhumorado con barba”, que aparentemente estaba molestando a un hombre joven. Para sacarlo del cuerpo de la víctima, el brujo tendría que utilizar cuerdas especiales, de manera que el fantasma no pudiera escapar nuevamente.

Como se muestra en el detalle anterior, una mujer tiene amarrado al espíritu de un hombre por las manos, y lo conduce fuera del alcance de la persona acongojada. Debajo de los pies, se explica cada una de las instrucciones para librar a las personas de situaciones similares, en las que un ser sobrenatural se apoderaba de su consciencia y no les permitía actuar con normalidad.

Malestares físicos y espirituales

En la Antigüedad, las personas no sólo pedían asistencia médica para malestares físicos. Por el contrario, las curanderas y las personas encargadas de la salud también se ocupaban de atender el cuerpo espiritual de las personas. Como tal, no es extraño que Irving Finkel, curador principal del departamento de Medio Oriente, explique lo siguiente con respecto a la tablilla encontrada en el acervo del British Museum:

“Este ritual se llevaría a cabo, creo, en el caso de un fantasma doméstico persistente, probablemente familiar, que realmente se estaba volviendo más allá de una broma, y muchas personas se asustaban y no querían que continuara”.

Esto le llevó a pensar que, en efecto, la imagen representada aludía a un exorcismo antiguo en Babilonia. Así como en la actualidad se acude al médico para tratar un malestar estomacal, las personas en Mesopotamia parecen haber buscado ayuda para librarse de espíritus que poseían sus mentes y almas.

Aunque la tablilla está incompleta, y cabe apenas en la palma de una mano, el poco texto cuneiforme que todavía se puede leer versa sobre cómo se practicaban este tipo de rituales de liberación en Mesopotamia.

MUY INTERESANTE.

 

Temas relacionados: