18
Dom, Abr

Fin del misterio: Este es el verdadero origen de Oumaumau, el visitante interestelar

Foto: Cortesía

Cultura

Una nave, un cometa, un asteroide, un objeto extraterrestre: la ciencia no identificaba la naturaleza de Oumuamua, hasta ahora.

Oumuamua se identificó por primera vez en 2017 como el paso de una luz extraña y fugaz. Hace cuatro años, la comunidad científica especuló con la llegada de este visitante interestelar, que iba de paso por el Sistema solar. Algunos científicos serios pensaron que se trataba de una pieza de alta ingeniería alienígena. Otros más aseguraron que se trataba sencillamente de un cometa. Hoy, tenemos información diferente.

Oumuamua: ¿tecnología de otros planetas?

La teoría de que Oumuamua es una pieza de tecnología extraterrestre muy pronto perdió fuerza. Desde el primer avistamiento, los científicos recurrieron a teorías más bien exóticas sobre el origen y la naturaleza de este objeto porque nunca antes se había visto algo igual: destellaba como un faro intermitente, con una velocidad pocas veces observada.

Con respecto a la forma del objeto interestelar, los astrofísicos también mostraron reserva: además de presentar un patrón de luz cambiante, estaba girando, era ancho, plano “y delgado como un cigarro“. Lo que más causó revuelo entre quienes lo observaron por primera vez fue que, al acercarse al sol, se aceleró como un motor propulsado por algún tipo de energía.

Un grupo de investigadores de Harvard finalmente desmintió estas suposiciones poco aterrizadas. Según escribieron en un artículo para la revista científica Nature, “Oumuamua es extraño, sí, pero principalmente porque los astrónomos simplemente no lo vieron muy bien“.

Un pedazo de otro sistema solar

La teoría más ampliamente aceptada con respecto a la naturaleza y origen de Oumuamua está relacionada con que éste es una especie de iceberg gigante de nitrógeno, venido de otro sistema solar. Esto justificaría la aceleración del objeto con respecto al Sol, pues la evaporación del hidrógeno aceleraría su paso cerca del cuerpo celeste.

La tecnología contemporánea permite que los telescopios identifiquen objetos similares. Sin embargo, la velocidad con la que estos se mueven muchas veces complica que se les puede observar de cerca. A pesar de que esto es cierto, los científicos encargados de desmitificar a Oumuamua señalan que la ciencia debería de prepararse para detectar cada vez más visitantes de otras galaxias en el futuro cercano.

Garrett Levine, un investigador de Yale que no participó en la investigación actual, comentó que “es probable que sea una señal de que la hipótesis del hidrógeno era correcta. Sin embargo, si no aparecen más Oumuamuas, eso sugeriría que el iceberg de nitrógeno podría haber sido una mejor explicación”. El caso de Oumuamua, según esta aseveración, podría abrir el campo de estudio con respecto a objetos no identificados desde la ciencia.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: