Expertos desmienten que perros callejeros sean los responsables de la pandemia de COVID-19

Foto: Cortesía

Cultura

Expertos en infecciones y enfermedades rechazaron el estudio de la Universidad de Ottawa (Canadá), el cual señala que el virus de la actual pandemia pudo haberse originado en el tracto digestivo de perros callejeros, antes de pasar a los humanos.

El estudio del profesor de biología, Xuhua Xia, que fue publicado en la revista Molecular Biology and Evolution, llegó a dicha conclusión, luego de analizar los mil 252 genomas de betacoronavirus depositados hasta la fecha en el GenBank.

La investigación reveló que solo los genomas de los coronavirus caninos (CCoV), que habían causado una enfermedad intestinal altamente contagiosa en perros, contaba con valores genómicos similares a los encontrados en SARS-CoV-2.

Según el autor, “hubo un grupo de perros callejeros que comieron murciélagos infectados”, sin embargo, especialistas rechazaron el estudio.

“Me resulta difícil entender cómo el autor ha podido concluir de este estudio, o hacer una hipótesis, que el virus que causa COVID-19 puede haber evolucionado a través de los perros. Hay demasiada inferencia y muy pocos datos directos […] No creo que ningún dueño de perro deba preocuparse como resultado de este trabajo”, señaló James Wood, jefe del Departamento de Medicina Veterinaria e investigador de infecciones y control de enfermedades de la Universidad de Cambridge.

“La investigación del Dr. Xia adopta un enfoque muy limitado para examinar la secuencia del SARS-CoV-2 en busca de pistas sobre su origen que no brindan un respaldo convincente para la hipótesis de que los perros fueron la fuente del virus”, dijo Paul Digard, profesor de Virología del Roslin Institute de la Universidad de Edimburgo.

“La conclusión de que los gatos o los perros estuvieron involucrados como huésped intermedio para el SARS-CoV-2 es altamente especulativo y no debe presentarse como un hecho. Se necesitarán algunos datos nuevos para finalmente resolver el misterio del origen del SARS-CoV-2, pero este estudio se basa en un nuevo análisis de datos antiguos sin ningún dato nuevo. Este estudio tiene similitudes con un artículo anterior que identificaba incorrectamente el origen del SARS-CoV-2 en las serpientes”, refirió Ben Neuman, jefe del Departamento de Ciencias Biológicas en la Universidad Texas A&M-Texarkana y profesor visitante en la Universidad de Reading.

 

Temas relacionados: