04
Vie, Dic

El Iceberg más grande del mundo está a punto de chocar contra un refugio de pingüinos

Foto: Cortesía

Cultura

UN  ICEBERG GIGANTE MANTIENE RUMBO DE COLISIÓN CON GEORGIA DEL SUR, UN CONJUNTO DE ISLAS REFUGIO DE PINGÜINOS, FOCAS, ELEFANTES Y LOBOS MARINOS.

El iceberg A68a es el más grande del mundo. Se trata de una masa de hielo flotante de 200 metros de profundidad y una superficie de 4 mil 200 kilómetros cuadrados (cinco veces la ciudad de Nueva York) que avanza sin rumbo definido por el Atlántico Sur.

A68a se desprendió de la plataforma glaciar Larsen C de la Península Antártica en julio de 2017. Desde entonces, el inmenso bloque de hielo ha mantenido un rumbo lento pero constante hacia el norte. 

Tres años y medio después de su desprendimiento, las observaciones satelitales lo sitúan a 400 kilómetros de las costas de Georgia del Sur, un archipiélago formado por doce islas en posesión británica y el hogar de cientos de miles de pingüinos y focas, que encuentran refugio y alimento en los glaciares de hielo perpetuo, ríos helados y la tundra que componen la geografía de la región.

Si el iceberg mantiene la misma ruta en los próximos meses, su impacto con Georgia del Sur será inevitable y con él, la fauna del archipiélago enfrentará dificultades para conseguir alimento y cumplir con la época de reproducción, amenazando a la población de las islas.

En un comunicado publicado el 4 de noviembre, el British Antarctic Survey advirtió del curso de A68a y estableció una probabilidad de colisión con Georgia del Sur del 50 %, suficiente para preocuparse por los efectos en pingüinos y focas que habitan el archipiélago:

“Cuando hablamos de pingüinos y focas durante el periodo crucial para ellos, durante la cría de cachorros y polluelos, la distancia que tienen que viajar para encontrar comida (pescado y krill) realmente importa. Si tienen que desviarse más, significa que no van a volver con sus crías a tiempo para evitar que mueran de hambre”, explicó Geraint Tarling, ecólogo de la organización.

La otra posibilidad (y la más esperada por los científicos) es que las corrientes océanicas provoquen que A68a se desvíe más allá de Georgia del Sur y comience a fragmentarse en partes más pequeñas, un proceso que los expertos esperaban que ocurriera antes, debido a las fracturas visibles desde las imágenes de radar del iceberg.

Cuando llega la época de cría, Georgia del Sur se convierte en el territorio más poblado de la vida salvaje en el Atlántico Sur. Los elefantes y lobos marinos se cuentan por cientos de miles y después de pasar el invierno en el mar, vuelven a las playas para reproducirse.

Los albatros y petreles anidan en las tierras altas del archipiélago y realizan viajes constantes a la costa en busca de alimento, mientras los pingüinos acaparan la arena. Entonces las playas se convierten en un hervidero de vida salvaje, un refugio donde los navíos oxidados de expediciones de principios del siglo XX son la única señal de actividad humana que durante algunas décadas, estuvo a punto de acabar con la biodiversidad en las islas.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: