04
Vie, Dic

Descubren que Europa, la luna de Júpiter, brilla en la oscuridad por sí misma

Foto: Cortesía

Cultura

LA SUPERFICIE HELADA DE EUROPA BRILLA EN LA OSCURIDAD, INCLUSO SU LADO NOCTURNO QUE SE MANTIENE OPUESTO AL SOL.

Una nueva investigación a cargo del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA realizó una simulación del brillo de Europa y los colores que desprende, información que podría ayudar a identificar los elementos que dan forma a la superficie helada del satélite joviano:

“Los diferentes compuestos salados reaccionan de manera diferente a la radiación y emiten su propio brillo único. A simple vista, este resplandor se vería a veces ligeramente verde, a veces ligeramente azul o blanco y con distintos grados de brillo, dependiendo del material del que se trate”, explica la NASA.

Para poder conocer la naturaleza de un elemento a través de sus colores, los científicos utilizan una técnica llamada espectroscopía, que permite detectar la firma única de cada material a través del espectro electromagnético.

El resultado después de analizar el lado opuesto al Sol de Europa reveló que la luna está compuesta de “una mezcla de hielo y sales comúnmente conocidas en la Tierra, como sulfato de magnesio (sal de Epsom) y cloruro de sodio (sal de mesa)”.

Como era de esperarse, se confirmó que el brillo de Europa se debe al baño permanente de radiación de alta energía que recibe de Júpiter. Cada que estas partículas golpean la luna helada, provocan que brille en la oscuridad.

Y aunque desde nuestro planeta parece común que los satélites naturales aparezcan iluminados durante la noche, la Luna brilla porque en su superficie se refleja la luz del Sol, un mecanismo completamente distinto a la radiación de Europa.

EUROPA Y LA VIDA EXTRATERRESTRE

Desde hace décadas, Europa es uno de los sitios más prometedores del Sistema Solar en la búsqueda de vida extraterrestre. Debajo de la densa capa de hielo de su superficie, se esconde un océano de agua líquida y salada, con una concentración suficiente de oxígeno y actividad geológica que podría ser el hogar de bacterias y otros microorganismos.

La primera observación a detalle de las lunas jovianas corrió a cargo de las sondas espaciales Voyager en 1979, que capturaron las primeras imágenes de la superficie lisa y agrietada de Europa. 

A diferencia de la mayoría de lunas del Sistema Solar, que muestran impactos de meteoritos de hace cientos de miles de años, las crestas rojizas de Europa parecen una señal de que la superficie se altera constantemente. Una probabilidad es que el agua caliente de los océanos líquidos encuentre una salida permanente hacia la superficie y se congele.

La misión más ambiciosa en busca de vida extraterrestre en la historia de la exploración espacial tendrá como destino Europa: en 2025, la sonda Europa Clipper de la NASA viajará hasta la órbita de Júpiter y sobrevolará la luna helada con nueve instrumentos científicos para aportar más respuestas sobre su capacidad para albergar vida extraterrestre.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: