Descubren al culpable de la muerte de más de 300 personas en Botsuana

Foto: Cortesía

Cultura

EN MAYO PASADO, LA MISTERIOSA MUERTE DE MÁS DE 300 ELEFANTES EN EL DELTA DEL RÍO OKAVANGO, EN BOTSUANA, CAUSÓ CONMOCIÓN A NIVEL MUNDIAL.

Los cadáveres de manadas completas de elefantes africanos aumentaron dramáticamente hasta junio, cuando el último conteo arrojó 330 ejemplares muertos cerca del cuerpo de agua.

El misterio creció después de que las autoridades acudieran al sitio y fueran incapaces de explicar la causa de muerte de los animales. 

Y aunque desde un principio se barajó la posibilidad que el río poseyera alguna sustancia tóxica, la premisa no fue investigada a fondo, pues de todas las especies que dan forma al ecosistema del delta, sólo los elefantes habían perecido, la mayoría de ellos con signos de daño neurológico y muerte repentina.

Los científicos y conservacionistas también sugirieron sin éxito la presencia de cazadores; sin embargo, los colmillos de los ejemplares fallecidos permanecían intactos, además enfermedades presentes en el cuerpo de agua, como la bacteria causante del ántrax. 

A cuatro meses de la muerte masiva de elefantes en Botsuana, una exhaustiva investigación en curso del Gobierno determinó que los elefantes murieron envenenados por una cianobacteria (una bacteria capaz de llevar a cabo la fotosíntesis) presente en algunas zonas del río:

 «Las muertes fueron causadas por envenenamiento a causa de una cianobacteria que se desarrolló en puntos de agua», señaló a la prensa Mmadi Reuben, veterinaria del Ministerio de Vida salvaje y parques nacionales.

Y aunque la presencia de cianobacterias en todos los cuerpos de agua alrededor del mundo son esenciales para mantener el equilibrio ecológico del planeta, existen algunas especies capaces de producir toxinas venenosas para los animales.

El hallazgo fue realizado tras diversas pruebas de sangre realizadas en laboratorios especializados en Sudáfrica, Zimbabwe y Canadá, que revelaron la neutoroxina presente en los elefantes como la causa de su muerte.

Las autoridades descubrieron que las muertes de elefantes descendieron a finales de junio, justo cuando los estanques y charcos se secan hasta el próximo año. 

Botsuana es el hogar de casi un tercio (125 mil ejemplares) de la población mundial de elefantes africanos, el animal terrestre más grande del planeta. Al mismo tiempo, el delta del río Okavango es un sitio célebre por la presencia de elefantes alimentándose en las orillas o avanzando sobre el río a baja profundidad.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: