19
Mié, Ene

Por: Cortesía

Cultura

Cuál es el sentido de mandar misiones tripuladas a marte, según Carl Sagan

Después de décadas de divulgación científica, Carl Sagan tenía reservas serias con respecto a mandar misiones tripuladas a Marte. Éstas son algunas de ellas.

Desde niño, Carl Sagan soñaba con ir a Marte. Conforme avanzó en su carrera como astrofísico y divulgador de ciencia, se convenció de que la colonización del Planeta Rojo sería un hito para la historia de la humanidad. En su artículo Why Send Humans to Mars? (1991), escribió que sería “un paso más significativo que la colonización de la tierra por nuestros antepasados anfibios hace unos 500 millones de años”.

A pesar de su entusiasmo y años de investigación con respecto a las posibilidades de habitar Marte, Carl Sagan tenía reservas serias con respecto a la posibilidad de enviar misiones tripuladas a nuestro planeta vecino. En tiempos en los que se considera usar sangre y orina de astronauta para construir viviendas en Marte, sus precauciones cobran una dimensión diferente.

Necesidades inmediatas más apremiantes

En la actualidad, Marte es un espacio árido, polvoriento e inhóspito. Además de no contar con las condiciones climatológicas para sostener la vida humana de manera segura, la falta de un campo magnético alrededor del planeta hace que la exposición a la radiación cósmica sea insoportable y potencialmente mortal para los astronautas que vayan en misiones tripuladas.

En la década de los 90, la discusión sobre si sería viable mandar seres humanos a colonizar Marte preocupaba a Carl Sagan. No en términos de la posibilidad tecnológica, ya que estaba convencido de que se conseguiría en menos de un siglo, sino en términos del costo que podría acarrear para la humanidad a largo plazo.

En su contexto histórico, la epidemia de VIH / SIDA azotaba con crudeza Estados Unidos. En el centro de la discusión política, según escribe la académica Livia Gershon para JStor, estaban ‘necesidades inmediatas más apremiantes‘ que debían de atenderse antes de pensar en mandar personas a colonizar el Planeta Rojo.

¿Hay justificaciones suficientes para mandar gente a Marte?

Además de eso, Sagan consideraba que la crisis climática requería de muchos más recursos económicos, políticos y sociales que la curiosidad científica por mandar misiones de exploración a Marte. Ante ello, el divulgador consideraba que era mejor ocupar la fuerza del Estado para buscar alternativas a los combustibles fósiles, principal motor de la reducción en la capa de ozono.

Carl Sagan pensaba que las justificaciones para mandar humanos a Marte estaban ligadas a cuestiones intangibles. Uno de los más importantes era reunir los esfuerzos de diversas naciones en un objetivo común, que tuviera realizarse forzosamente en colectivo. Según él, la investigación científica conjunta podría traer el fin de la Guerra Fría y otros conflictos internacionales, que tenían al escenario global en tensión en ese momento.

Con respecto a los beneficios a la economía de Estados Unidos, Sagan mostraba sus reservas. En cambio, pensaba que “La gran aventura de los viajes espaciales podría inspirar a los jóvenes optimismo sobre el futuro“, explica Gershon. Y lo que es más, según escribió él mismo paraIssues in Science and Technology, una perspectiva sobre nuestro lugar en el cosmos podría “aclarar la fragilidad de nuestro entorno planetario“.

MUY INTERESANTE.

 

Temas relacionados: