03
Jue, Dic

«Coronacuento»: Así funciona la lógica del negacionismo de covid-19

Foto: Cortesía

Cultura

EL NEGACIONISMO DE COVID-19 ES INMUNE A LOS HECHOS Y DATOS DUROS. ¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS ESTÁN CONVENCIDAS DE QUE EL CORONAVIRUS NO EXISTE?

La pandemia de Covid-19 no llegó sola. Con ella, una oleada masiva de publicaciones que comparten toda clase de noticias falsas, teorías de la conspiración y remedios milagro se viralizaron a través de redes sociales y grupos de WhatsApp.

Con historias fantásticas y argumentos imposibles de sostener que comúnmente incluyen a multimillonarios y organismos internacionales como Jeff Bezos, Bill Gates, la OMS y las farmacéuticas, todos estos mensajes tienen algo en común: la idea de que Covid-19 no existe y que es una gran farsa.

El negacionismo de Covid-19 tiene distintas escalas, desde los conspiracionistas que aseguran que el virus no existe, hasta historias tan disparatadas que involucran la creación del SARS-CoV-2 en un laboratorio, la tecnología 5G, la implantación de chips a través de vacunas (o motivos antivacunas), los intereses de la industria farmacéutica o la imposición de un nuevo ‘orden mundial’ a través de sociedades secretas.

Y aunque el escepticismo es un pilar del pensamiento científico y crítico, negar que Covid-19 existe, que se trata de una pandemia, o creer que existe un plan secreto de dominación mundial relacionado con el virus alimenta un complejo entramado de noticias falsas y afirmaciones que no pueden sostenerse con hechos.

PERSUASIÓN: EL COMBUSTIBLE QUE IMPULSA AL NEGACIONISMO DE COVID-19

En teoría, la evidencia y la información deberían ser suficientes para hacer a un negacionista del cambio climático, del Holocausto, del alunizaje o del Covid-19 cambiar de opinión. 

Sin embargo, la noción de que el fenómeno de negacionismo va mucho más allá de los hechos, los datos duros y la falta de información es cada vez más respaldada por científicos sociales, filósofos y divulgadores de la ciencia.

Según Adrian Bardon, profesor de filosofía en la Universidad de Wake Forest y estudioso del negacionismo, el gran problema de esta tendencia es que no depende de los hechos:

“La negación de la ciencia es resistente a los hechos porque no se trata de hechos, sino que es una expresión de identidad, generalmente ante amenazas percibidas al status quo social y económico”.

De ahí que mostrar una tomografía de un pulmón colapsado por Covid-19, una microfotografía del SARS-CoV-2 al microscopio o un cultivo en laboratorio no sirva de nada ante una persona plenamente convencida de que el coronavirus no existe.

PERO SI NO SE TRATA DE HECHOS Y PRUEBAS, ENTONCES ¿EN QUÉ SE SUSTENTA EL NEGACIONISMO?

Para Bardon, el problema escapa de la explicación sencilla sobre terquedad, ignorancia o estupidez. El filósofo considera que esta conducta es completamente natural y lejos de tratarse de algo tan nuevo como el término posverdad y otros que ayudan a entender a cabalidad el fenómeno, los sesgos que hacen posible el negacionismo tienen un origen biológico.

La explicación de Bardon parece lógica: nuestros antepasados ​​evolucionaron en pequeños grupos, donde la cooperación y la persuasión tenían al menos tanto que ver con el éxito reproductivo como tener creencias fácticas precisas sobre el mundo. 

Bardon considera que estos sesgos inconscientes pertenecen a lo más profundo de la psique y se remontan a los albores de la humanidad, donde la pertenencia a un grupo, aunada a la cooperación y persuasión era una característica tan instintiva como convenientemente necesaria para asegurar la supervivencia de un individuo y en suma, de la especie.

Al resultado de esta propensión inconsciente por el sistema cultural, de creencias y política propio (y del grupo al que una persona pertenece) Bardon le denomina sesgo instintivo. 

De ahí que  “las personas respondan automática y defensivamente ante la información que amenazan la visión del mundo de los grupos con los que se identifican, con una evaluación selectiva de la evidencia”.

Para comprobarlo, basta leer los comentarios que responderán a este artículo en redes sociales.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: