Claves para dormir bien durante el aislamiento

Foto: Cortesía

Cultura

Actualmente estamos en un momento de crisis en el cual el nivel de estrés y ansiedas en la población a aumentado; con la pandemia por COVID-19 el mundo entero se vio obligado a quedarse en casa en la cual esta situación supone cambios en la rutina,  es por eso se pueden presentar problemas del sueño.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Hay muchos factores que influyen en la calidad del sueño. No obstante, hay algunas recomendaciones que contribuyen a lograr un sueño saludable y reparador. Veamos en detalle en qué consisten:

Horarios

  • Será recomendable mantener el mismo horario para acostarse y levantarse de la cama.
  • Permanecer en la cama solo el tiempo que se necesita para sentirse descansado, y luego levantarse de la cama.
  • Si tiene dificultades para conciliar el sueño, no permanezca en la cama, levántese y vuelva a la cama más tarde.

Entorno

  • Crear un ambiente oscuro para dormir, tranquilo, sin nada a la vista referido al trabajo o cualquier otra cosa que pueda suponer una situación de estrés.
  • Evitar teléfonos celulares o lectura desde dispositivos electrónicos.
  • Antes de dormir, resolver, en la medida de lo posible, los problemas.

Alimentación y otros hábitos

  • Evitar consumo de té, café y cualquier alimento que contenga cafeína durante la tarde o noche.
  • Evitar el consumo de alcohol durante la tarde o noche.
  • Evitar fumar, especialmente durante la tarde o noche.
  • Cenar temprano, al menos 2 horas antes de la hora estipulada para dormir.
  • Crear una rutina relajante previo a descansar.
  • Actividad física
  • Realizar actividad física varias veces por semana, incluso en situación de asilamiento.
  • Evitar hacer actividad justo antes de dormir.

Consejos adaptados al aislamiento.

  • Mantener rutinas de horario parecidas a las que se tiene habitualmente servirá como un organizador del día.
  • Mantener los horarios lo más estable y razonable posibles.
  • Aprovechar las primeras horas para realizar una actividad menos sedentaria, con mayor movimiento.
  • Exponerse a la luz natural, al menos unas horas al día.
  • Limitar la exposición nocturna a pantallas y cambiarla por una rutina relajante que aleje del pensamiento las preocupaciones que suscita la pandemia.
  • Algunas opciones incluyen la meditación, las duchas con agua tibia, leer un libro, etcétera.

En cuanto a alimentación y actividad física:

  • Mantener horarios de alimentación fijos, evitando los picoteos entre comidas.
  • Realizar actividad física frecuente, adaptada al espacio con que se cuenta.

Por último podemos agregar que dormir bien a pesar del confinamiento no solo será beneficioso para sobrellevar mejor el encierro, sino que además contribuirá al bienestar general.

 

 

Temas relacionados: