11
Mar, May

Christie’s subastará El libro de horas de Carlos V

Por: Cortesía

Cultura

Christie’s saca a licitación este viernes, 23 de abril, en Nueva York una soberbia biblioteca de Alexandre P. Rosenberg, hijo de Paul Rosenberg, el famoso marchante de Picasso, Braque y Matisse, considerado el galerista más influyente del mundo en los años 20 y 30 del pasado siglo, valorada en siete millones de euros. 

Los fondos de la biblioteca incluyen 17 manuscritos iluminados medievales y renacentistas y más de 200 libros impresos en el Renacimiento. La joya de la corona es un Libro de Horas del maestro Bartolomeo Ánglico de París, datado hacia 1440 y embellecido con 16 miniaturas, que se ha valorado entre 1,3 y 2,3 millones de euros.

Los manuscritos iluminados que se ponen a la venta suponen el culmen de la pintura europea de manuscritos de los siglos XV y XVI y son un testimonio del exigente gusto de los Rosenberg. Cada manuscrito ofrece una galería íntima de miniaturas elaboradas por algunos de los artistas más admirados del Renacimiento francés como el Maestro de Bedford, el Maestro de Jacques de Besançon o el Maestro de Jean de Mauléon. 

Obras excepcionales

"Estos códices no estaban destinados a los religiosos sino que eran para el exclusivo deleite de sus propietarios laicos"

Todos ellos pertenecieron a algunos de los más insignes bibliófilos de su época, desde Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano, hasta el conde de Ashburnham, Alfred Chester-Beatty, Henry Huth, William Randolph Hearst o André Hachette. 

La familia Rosenberg emigró de París a Nueva York en 1940, huyendo de la persecución nazi, que no sólo les obligó a cerrar su emblemática galería, en el 23 de la Rue La Boétie de la capital francesa, sino que les despojó de 400 obras de su colección familiar. En Nueva York, los Rosenberg abrieron una nueva sala de arte. 

En 1957, Alexandre, que había nacido en París en 1921, tomaría el relevo de su progenitor asumiendo la dirección de la galería situada en la céntrica calle 79 donde los visitantes podían deleitarse con exposiciones exquisitas que podían versar sobre bronces del Renacimiento o pinturas de Cézanne y Renoir. Su carácter emprendedor le empujó a fundar la Asociación de Comerciantes de Arte de América labrándose una notable reputación como “galerista erudito". 

Edición príncipe completa

La obra que devolvió a Platón a Europa

La biblioteca de incunables (libros impresos en el siglo XV) de los Rosenberg contenía más de 200 volúmenes, cuya inmensa mayoría conserva sus encuadernaciones originales, a menudo decoradas con meticulosos grabados realizados en talleres de Alemania y de los Alpes.

En este apartado sobresale una edición príncipe completa de las obras de Platón tasada entre 170.000 y 340.000 euros. Fue traducida por el médico y literato Marsilio Ficino, uno de los mayores estudiosos del filósofo griego en el Renacimiento, e impresa en Florencia por las monjas de San Jacopo de Ripoli.​
​Antes de la traducción de Ficino, la obra de Platón fue poco accesible para los lectores latinos, y esta edición supuso el regreso de la filosofía platónica a Europa occidental tras una ausencia de casi mil años.

Sello personal

Picasso le diseñó al joven Rosenberg como exlibris una plancha xilográfica con una vista del mar con la que marcaría sus libros

El amor que sentía por el arte moderno sólo era comparable al que le despertaban los libros. De hecho, en 1935, cuando tenía apenas 14 años, Picasso, íntimo amigo de la familia, le diseñó como exlibris una plancha xilográfica en la que aparecía una ventana abierta y una vista del mar; él la usaría toda su vida y marcaría muchos de sus libros con este sello personal.

En 1948 se casó con Elaine Rosenberg, con quien reuniría esta soberbia biblioteca que llegó a exponer en la Pierpont Morgan Library y que ahora Christie’s saca a licitación. 

Tras la prematura muerte de Alexandre en 1987 a los 66 años víctima de un ataque al corazón, Elaine prosiguió la cruzada familiar en pos de la restitución a la colección familiar de obras de arte expoliadas por los nazis. Además hizo importantes donaciones a instituciones: el MoMA recibió en 2007 los archivos Paul Rosenberg, y, en 2008, la biblioteca Morgan el espléndido Libro de Horas de Claude de France.

LA VANGUARDIA 

 

 

Temas relacionados: