18
Dom, Abr

Así vivió el gobernante Maya Ajpach "Waal", según sus huesos

Foto: Cortesía

Cultura

1,300 años después de su muerte, el hallazgo de los dientes de Ajpach ‘Waal revela detalles de su dolorosa vida.

Los altos mandatarios de los cacicazgos al sureste del actual México y Centroamérica tenían vidas de privilegio. Los complejos arquitectónicos en los que cimentaban sus ciudades-estado, generalmente, estaban sumidos en las selvas más impenetrables del trópico. Algunas más, frente a las aguas cristalinas del Caribe mexicano. Ajpach ‘Waal fue uno de ellos: un gobernador maya que a pesar de su privilegio, vivió con dolor.

Hileras de dientes en la frontera mexicana

La vida de Ajpach ‘Waal había permanecido como un misterio para diversos historiadores, antropólogos y arqueólogos de diferentes partes del mundo. Se sabía que heredó el puesto de su padre, pero no mucho más. Sin embargo, el reciente hallazgo de algunas de sus piezas dentales arroja nueva luz sobre el estilo de vida accidentado que llevó mientras administró el sitio ceremonial de El Palmar.

El complejo de El Palmar se encuentra en Campeche, en la frontera de Belice con Guatemala. Históricamente ha sido uno de los sitios arqueológicos más representativos de la cultura maya por la riqueza arquitectónica con la que cuentan las ruinas. Por esta razón, en 2011, un equipo de científicos liderado por Kenichiro Tsukamoto se sorprendió al descubrir una escalera adornada con jeroglíficos. Nunca se imaginó que, un par de años más tarde, encontraría dientes humanos.

Al subir la escalera, se toparon con una plataforma ritual en la que se habían conservado prístinamente los restos del gobernador maya: particularmente, sus dientes. Desde hace 1,300 años, habían permanecido imperturbados, hasta las excavaciones de Tsukamoto.

Un estilo de vida complejo

Los restos de Ajpach ‘Waal dan fe de un estilo de vida complejo. Por una parte, las ruinas en las que sus dientes fueron encontrados revelan el poderío de su administración teocrática. Por otro, los fragmentos de su esqueleto son evidencia de una vida dolorosa.

Según el equipo de investigación de Tsukamoto, “el embajador maya sufrió una serie de problemas de salud, como enfermedades infantiles y problemas dentales“. En contraste con los íconos y representaciones presentes en los códices, los restos orgánicos del gobernador maya llaman la atención por dar fe de diversas dolencias médicas.

Según los hallazgos de los científicos encargados del estudio, Waal tenía aproximadamente entre 35 y 50 años cuando falleció en el 726 d.C., con traumatismos, infecciones e hinchazones producto del escorbuto en todo el cuerpo. Coincidentemente, la escalera hallada en 2011 está datada del mismo año.

¿Qué revelan las escaleras del gobernador maya?

Los mayas erigían escaleras en honor a los gobernantes que habían impactado significativamente su estilo de vida. De acuerdo con Tsukamoto, Ajpach ‘Waal mostró pasar por periodos complicados durante todo su mandato:

“El gobernante de una dinastía subordinada decapitó al rey de Copán diez años después de su alianza con Calakmul, que también fue derrotado por una dinastía rival casi al mismo tiempo”, dijo. “Vemos la inestabilidad política y económica que siguió a estos dos eventos en la entierro escaso y en uno de los dientes incrustados “.

Por esta razón, las escaleras grabadas en El Palmar revelan información considerable sobre la sociedad maya a los científicos que trabajaron con Tsukamoto. Además, siempre se localizan “al centro de los monumentos funerarios mayas“, de acuerdo con la cobertura que realizó National Geographic en 2011.

El caso de este sitio arqueológico, sin embargo, resalta justamente por lo contrario: las escaleras se encuentran a las afueras. Aunque se tiene registro de 5 mil sitios mayas con estructuras similares, sólo en 20 hay escaleras jeroglíficas que han sobrevivido a saqueos y al paso del tiempo. Podría ser que los restos de Ajpach ‘Waal abran un nuevo campo fértil para la observación arqueológica.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: