19
Mié, Ene

Por: Cortesía

Cultura

Así funciona la web3, la tecnología que podría cambiar el acceso a internet para siempre

Internet necesita una remodelación enorme y urgente. Por eso, algunos expertos sugieren la creación de la Web3. Esto es lo que sabemos.

A veces, ya ni siquiera nos damos cuenta de la cercanía que tenemos con el internet. Mucho menos con la ‘World Wide Web‘: el instrumento que utilizamos todos los días para buscar información. Con el uso constante y casi inconsciente que tenemos de estas herramientas, podría pasar desapercibido que tienen imponentes fallas técnicas. Por ello, un equipo de científicos informáticos de Silicon Valley propone la creación de la Web3: la red mundial que vendría a cambiar el acceso a internet para siempre.

¿Qué es la Web3?

En la actualidad, utilizamos la World Wide Web como una red informática global para trasmitir datos por medio del Protocolo de Transferencia de Hipertextos, más conocido como HTTP. Con él, podemos generar enlaces para portales y páginas diferentes: es el código que nos permite navegar en internet. Por eso, con cada dirección que escribimos en el buscador, antes se escribe implícitamente esta sigla.

En la actualidad, lo único que se necesita para hacer uso de este servicio es conectividad a internet y alguna aplicación como Chrome, Morzilla, o incluso YouTube para tener acceso a todo el contenido disponible en la red. Este sistema ha funcionado ya por décadas, sin aparentes problemas graves.

Sin embargo, un equipo de científicos informáticos propone justamente lo contrario. Necesitamos una ‘nueva fase de internet’, como le dijeron a la BBC recientemente:

“Estos insisten en que este internet de ‘de segunda generación’ debe cambiar para ser mucho más inteligente; que debe evolucionar hasta convertirse en una ‘web semántica’ que, además de ser más eficiente, nos ofrezca más control sobre nuestros datos”, explica el medio.

Para la ciencia de datos, esto representaría una revolución informática poderosa. La Web3 —o Web 3.0— será capaz de interpretar y catalogar un mucho mayor volumen de datos. Esto provocará que los usuarios tengan una interacción más profunda desde casi cualquier plataforma, ya que todo estará en la nube.

¿Es realmente muy diferente a lo que usamos hoy?

Una de las preguntas frecuentes en torno a la Web3 es si realmente cambiará mucho nuestra experiencia como usuarios de internet. De entrada, explican los científicos, cada vez menos hardware será necesario. Como todo podrá almacenarse en nubes diferentes, podremos prescindir de discos duros con mucha capacidad.

Por esta razón, según vaticina el equipo de Silicon Valley, será mucho más fácil personalizar la información y las interfaces con las que interactuemos. Además, podremos acceder a nuestros espacios de una manera más rápida. Por ello, el proyecto de investigación se viene preparando desde 2014.

Quienes colaboran en él, tienen la idea de volver a la idea original del internet. Sin estar dominado por empresas grandes, estaba pensado para ser un espacio libre, sin monopolios ni oligarquías:

“Internet en su comienzo fue un protocolo abierto y descentralizado. Comenzó a centralizarse en los años 90 con las grandes tecnológicas que conocemos hoy en día”, explica Úrsula O’Kuinghttons, directora de Comunicación de Parity Technologies.

Por ello, la Web3 promete volver a esa ‘esencia original‘, dice O’Kuinghttons. Por ello, la base de este protocolo de acceso a internet estará en “la tecnología blockchain, que permite crear ‘bloques’ y formar cadenas de datos“. El mejor ejemplo que conocemos en la actualidad son las criptomonedas.

La evolución se ha dado como sigue:

Web1: estaba basada en híper-enlaces.Web2: la que usamos hoy, está basada en redes sociales.Web3: tendrá su base en bloques para formar cadenas de datos.

A pesar del entusiasmo generalizado que ha generado la Web3, los científicos de datos en Silicon Valley aseguran que éste es un proceso lento, pero seguro. La transición tomará algunos años, ya que apenas está en una fase preliminar de construcción. Sin embargo, no hay vuelta atrás: esta manera de acceder a internet estará presente en la vida de diaria de las personas en, se espera, menos de una década.

MUY INTERESANTE.

 

Temas relacionados: